Eficiencia-energética5 de diciembre de 2018.- La concienciación sobre la importancia del ahorro en el consumo y la responsabilidad con la contaminación también ha llegado a las hipotecas. “La calificación obtenida en el CEE influye en las condiciones del préstamo hipotecario tanto que algunas entidades ya cuentan con productos específicos para estas viviendas con unas condiciones muy competitivas”, apunta el director de hipotecas de iAhorro.com, Manuel Gonzalvez

Belén López Fernández, Gerente de ASECENER, destaca, además, que hay entidades de crédito hipotecario especializadas que incorporan criterios de sostenibilidad en la adquisición de su vivienda, que promueven la construcción sostenible y la eficiencia energética de las viviendas, vinculando el TIN de la hipoteca a la calificación de la certificación energética del inmueble. “De esta manera, las viviendas más sostenibles (A o B) obtienen mejor un tipo de interés, impactando directa y positivamente tanto en la cuota mensual del préstamo, como en el ahorro en el consumo de la factura de energía, aspecto a tener muy en cuenta debido al incremento de los precios en los últimos años”, matiza López Fernández.

Esta tendencia implantada en otros países de la Unión Europea se está desarrollando en España con la participación de varias entidades financieras, sociedades de tasación y de gestión, en el proyecto denominado ‘Hipoteca Verde’ dentro del plan europeo sobre Hipotecas Energéticamente Eficientes en Europa (EeMAP).

Las viviendas españolas no cumplen con los estándares de eficiencia energética. Solo el 34% de los hogares cuentan con el Certificado de Eficiencia Energética (CEE) y solo el 4% de las viviendas viejas cuentan con una calificación igual o superior a la letra ‘C’ (la calificación del certificado va desde la letra ‘A’ hasta la ‘G’, siendo la ‘A’ la mejor), según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Esto quiere decir que las viviendas españolas consumen más de lo recomendado lo que implica un mayor gasto económico para los inquilinos y más contaminación.

El CEE es obligatorio en la venta de un inmueble (vivienda, local, oficina, etc.) o cuando se quiere poner en alquiler esta propiedad, según establece la normativa RD 235/2013 de 5 de abril. El objetivo, es que tanto el comprador como el inquilino, conozcan las características energéticas del inmueble, tanto a nivel de consumo como de emisiones y disponga de la información necesaria previa para la toma de decisión.

Sin certificado de eficiencia energética el comprador de la vivienda no podrá conseguir la hipoteca. “Esta etiqueta no solo será clave para conseguir el préstamo hipotecario, sino que en algunos casos el tipo de interés será más atractivo para el hipotecado ya que la viabilidad del crédito estará garantizada porque este piso tendrá un menor consumo energético, lo que facilitará que el dueño tenga más facilidad para pagar las mensualidades de su hipoteca”, destaca el director de Hipotecas de iAhorro.com, Manuel Gonzalvez.