Para los asistentes al Think Tank inmobiliario Prinex, es necesario innovar en procesos, pero resulta complicado que se llegue en España a una construcción 100% estandarizada

Asistentes al Think Tank inmobiliario organizado por Prinex sobre innovación e industrialización.

Asistentes al Think Tank inmobiliario organizado por Prinex sobre innovación e industrialización.

4 de abril de 2017.-  En la actualidad nos encontramos cada promoción residencial como un prototipo, lo que hace más complicados los procesos de estandarización.  El cliente no demanda este tipo de construcción porque busca más personalización, busca que en su vivienda pueda cambiar desde la distribución hasta los materiales y los colores. Para los asistentes, España es un mercado muy maduro en el que el cliente está acostumbrado a que cada casa sea diferente. Y será ese cliente el que marque la tendencia de futuro. Esta es una de las conclusiones del tercer Think Tank inmobiliario organizado por Prinex, en el que participaron destacados representantes de empresas promotoras, constructoras y de tecnología aplicada a la promoción inmobiliaria.

Durante el encuentro, hubo un amplio consenso sobre la necesidad de cambiar los procesos constructivos a pesar de que, en la actualidad, este cambio no se ha producido debido a factores como las diferentes ordenanzas urbanísticas en cada zona, la demanda del cliente final, falta de proveedores especializados, etc.

Si a estos factores, unimos que la falta de referencias sobre el funcionamiento de las construcciones industrializadas a largo plazo y la ausencia de investigación y capital humano especializado, la conclusión parece ser que la industrialización será un hecho en determinadas zonas, con determinados procesos y materiales pero nunca podría existir en España una industrialización 100%.

Desde el punto de vista del sector, la personalización supone un negocio que puede dejar márgenes del 30%/35% frente al 3%/5% de la construcción, unos márgenes que, en opinión de los invitados, deben repartirse entre constructora y promotora para que ambas partes se vean implicadas en el proceso.

En la actualidad, se plantea la industrialización como innovación y no como manera de reducir los coeficientes de pérdidas de mano de obra o materiales. Cuando en realidad, las ineficiencias del sector constructor deberían ser, en opinión de los invitados, uno de los motores hacia la industrialización. Según este Think Tank, hasta un 30% de los costes en mano de obra se desperdicia, unas pérdidas que podrían minorarse a través de mejores procesos y una mayor inversión en capital humano más cualificado, en definitiva, recuperar la preocupación por el negocio que existía antiguamente.

Por ello, los invitados al Think Tank coincidieron en la necesidad de innovar en procesos (hacer lo mismo más rápido y con mayor calidad). Es necesario plantear desde el inicio del proyecto que haya una alineación entre todas las partes y proveedores implicados, que todos tengan intereses comunes y hablen en términos de innovación.

Industrialización e innovación tecnológica

Los participantes en el debate destacaron la diferencia de inversión en TIC en Construcción (1%) frente a otros sectores (3%), lo que pone de relieve que, verdaderamente en Construcción, la aplicación de la tecnología todavía es escasa.

Pero sí se dejó claro que no es un problema de acceso a la tecnología, que sí existe, sino del binomio coste/beneficio. Es el caso de la construcción de oficinas, en la que la innovación siempre estará más presente que en la construcción residencial, ya que este componente de innovación genera rentabilidad.

Precisamente, resulta interesante conocer cuáles son las distintas aplicaciones de la tecnología en el sector constructor. Desde favorecer la estandarización de procesos para crear construcciones industrializadas más optimizadas y sostenibles hasta la posibilidad de mejorar proyectos a través de una revisión a tiempo real de los prototipos.  Por ello, los invitados coincidieron en que una mayor inversión en TIC favorece que la empresa constructora soporte menos costes.

Pero, además, las herramientas informáticas ayudan en la gestión de información, en el trabajo en equipo. En el sector de la Construcción se está trabajando con herramientas como Presto o BIM, en intranets colaborativas como SharePoint, software de configuración de viviendas, visualizadores tridimensionales, smart glasses, etc.

Además, se está invirtiendo en I+D+i  orientado a la eficiencia energética a través, por ejemplo, de nuevos materiales, aislamientos, placas fotovoltaicas, accesos telemáticos, etc.  Pero los invitados coincidieron en que la tecnología sigue teniendo más peso en la labor comercial que técnica y que aún hay camino que recorrer.

Al Think Tank acudieron (en imagen por orden de izquierda a derecha en la imagen adjunta) Fernando Moliner, consejero delegado de Activitas; Miguel Pinto, director de Innovación de Vía Célere; Lorenzo Peña Martín, director gerente de Asentis; Pablo Gómez, director de I+D+i de Grupo Velasco; Manuel González, director técnico de ACR; José Anselmo Martín, gerente de cuentas de Prinex; Gema Díaz, responsable de Marketing y Comunicación de Prinex; Fernando G. Valderrama, CEO de RIB Spain; Fernando Ruiz, director general de Ikasa Construcción; Alberto Fernández-Aller, director corporativo de Prinex; Rafael Barba, jefe dpto. Arquitectura de la Dirección Técnica de Ferrovial-Agromán; Jesús García, director técnico de CP Grupo y Gerardo Wadel, director de I+D/Calidad de Mothership.