Los buenos datos del viernes (8,9 %) y del domingo (4,1 %) compensaron la caída registrada el sábado (8,6 %)

2 de diciembre de 2019.- La afluencia de visitantes del sector retail en España durante el fin de semana del Black Friday de 2019 ha aumentado un 6,2 % respecto a 2018, según datos de ShopperTrak

El hecho de que este año coincidiera con el último fin de semana de noviembre y el ingreso de la nómina para muchos ha podido animar a los consumidores a que acudieran a tiendas y centros comerciales en mayor medida que en 2018, cuando el Black Friday se celebró una semana antes, según valora la compañía.

Concretamente, el propio viernes 29 de noviembre registró un incremento del 8,9 %, el sábado descendió un 8,6 % y el domingo 1 de diciembre repuntó un 4,1 % respecto a los mismos días de la campaña 2018 del Black Friday. Es decir, los buenos datos del viernes y, en menor medida, del domingo compensaron la caída registrada el sábado.

Este hecho, señala el informe, demuestra la creciente importancia que tiene este evento promocional a la hora de generar tráfico en las tiendas, no sólo durante el fin de semana, sino también de cara a la campaña navideña, a medida que los retailers van reforzando las estrategias comerciales en sus tiendas.
Saber cuántos compradores entran en las tiendas y a qué hora ayuda a los retailers a tomar decisiones fundadas y a programar campañas de marketing más impactantes en los días de mayor actividad comercial.

«Aunque somos conscientes de que ahora son los clientes los que deciden cómo, cuándo y dónde compran, la información recogida indica que el Black Friday continúa siendo un día clave para el comercio tradicional. Nuestros datos ayudan a los retailers a poner en marcha estrategias comerciales y maximizar sus beneficios», ha afirmado el director regional de España y Portugal de ShopperTrak, Ezequiel Durán.

«Aquellos que decidieron salir a comprar estos días han disfrutado de una gran experiencia comercial exclusiva de esta época del año. Aunque en principio el Black Friday consistía en un solo día de descuentos, este año alguno retailers comenzaron la campaña a mediados de noviembre.  Su impacto en el tráfico de clientes en las tiendas es visible hasta bien entrado el mes de diciembre, cuando la afluencia por el período festivo comienza a aumentar en unas tiendas físicas que siguen siendo clave para alcanzar el éxito comercial”, ha añadido Durán.

«Los retailers más avanzados, que manejan datos útiles sobre tráfico y son capaces de complementarlos con otras métricas importantes, incluyendo el inventario, pueden aprovechar la información para mejorar su atención al cliente durante este período comercial tan crítico. Esta estrategia ayudará a que las elevadas expectativas de los clientes se cumplan a medida que aumente el tráfico de compradores durante la temporada alta de ventas. Dar prioridad a la experiencia de compra en tienda puede servir para impulsar las ventas, retener a los clientes y aumentar la fidelidad a la marca de forma eficaz», ha asegurado.