• Según el estudio “Millennials y vivienda 2019” elaborado por AEDAS Homes el 58% de los encuestados dice estar ahorrando para convertirse en propietario, aunque por el momento sólo el 39% dispone de 20.000 euros o más

  • La mayoría desea que el precio de su futura casa sea inferior a los 200.000 euros y valora como fundamental la superficie útil y que disponga de garaje

3 de junio de 2019.- El acceso de los jóvenes a la vivienda representa uno de los grandes retos para el sector inmobiliario. Ante este desafío, AEDAS Homes, ha realizado el estudio Millennials y Vivienda 2019 para conocer en detalle la situación de los menores de 35 años frente a la vivienda e identificar las barreras que encuentran a la hora de comprar. Del informe se desprende que casi la mitad se plantea adquirir una casa –hasta el 65% de las parejas que viven de alquiler– y tiene capacidad de ahorro, pero se lo impide el pago inicial.

Además de la barrera del pago de la entrada, los jóvenes esgrimen otros dos inconvenientes: la incertidumbre laboral y económica fruto del empleo inestable y los bajos salarios y el recelo a hipotecarse, consecuencia directa de la precariedad laboral.

“El problema del acceso de los jóvenes a la vivienda es claro y los promotores, administraciones y sector financiero debemos ser capaces de poner en marcha soluciones para solventarlo”, advierte Javier Sánchez, director de Innovación y Marketing de AEDAS Homes. “Estamos ante uno de los grandes retos para el sector inmobiliario y en AEDAS Homes ya estamos buscando fórmulas alternativas que faciliten el pago de la entrada. El 50% de los que hoy viven de alquiler, directamente, no puede hacer frente a este desembolso”, lamenta.

El estudio refleja que la relación actual de los jóvenes con la vivienda es muy dispar: más un tercio (el 36%) tiene una casa en propiedad, mientras que un 25% vive de alquiler en pareja y un 26% no se ha emancipado. Además, un 8% comparte piso en arrendamiento y el 6% vive solo de alquiler. Hay un porcentaje importante, el 25%, de los que ya tienen vivienda propia que también baraja la opción de adquirir una nueva casa que se adapte mejor a sus necesidades actuales.

Capacidad de ahorro

Pensando en convertirse en propietarios, los jóvenes tienen capacidad de ahorro, aunque limitada. El 45% dice ahorrar más de 300 euros al mes el hogar y, de estos, sólo un 14% ahorran más de 600 euros, lo que les permitiría comprar una casa toda vez que la cuota hipotecaria media se sitúe en 588 euros. La intención de compra de los jóvenes se constata también en que hasta el 58% afirma estar ahorrando y el 21% tiene previsto empezar a hacerlo pronto.

“De los que ya han empezado a ahorrar”, especifica Sánchez, “sólo el 39% dispone de 20.000 euros o más, un porcentaje insuficiente, ya que eso quiere decir que el 61% restante, aunque tenga capacidad de ahorro, no puede plantearse la adquisición de una casa por no contar con un importe mínimo para hacer frente a la entrada”. “Entre estos últimos, además, un 20% no puede reservar nada de sus ingresos por el momento. Este perfil se concentra, sobre todo, entre los que no tienen una vivienda en propiedad y están pagando elevados alquileres”, explica.

Pisos de 200.000 euros

La encuesta también pregunta a nivel nacional por el rango de precios que podrían llegar a pagar los jóvenes que se plantean comprar. Apenas un 13% sitúa este listón por encima de los 200.000 euros de media en toda España.

Respecto a las características de la vivienda, los jóvenes valoran especialmente la superficie útil, que cuente con garaje, que tenga terraza y que disponga de transporte público próximo. Y en cuanto a los nuevos modelos de casa, los puntos que más aprecian son los relacionados con la sostenibilidad.