• El 50% de los socios de la patronal de las tasadoras considera que falta conciencia energética

  • La tasa de impago de las hipotecas verdes sería hasta un 32% más baja

  • Para 7 de cada 10 expertos, la falta de base estadística impide detectar aún señales de revalorización distintas a las de las viviendas convencionales

11 de junio de 2019.- La sociedad española aún debe avanzar en conciencia ecológica para que la hipoteca verde tenga éxito, según un estudio de la AEV, Asociación Española de Análisis de Valor. El 78% de los socios de la patronal no considera probado todavía en España que las viviendas sostenibles se estén revalorizando más y más rápido que las convencionales, ni que el ahorro energético se esté materializando verdaderamente en una mayor capacidad de hacer frente al pago de la hipoteca, principales premisas para el funcionamiento de los créditos verdes citadas en el informe elaborado por Paloma Taltavull, profesora y responsable del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Alicante. La mitad de los encuestados asegura que falta conciencia energética por parte de los ciudadanos.

Tal y como explica la autora de este estudio, Paloma Taltavull, “se denomina “crédito verde” a todo aquel préstamo hipotecario que se otorga con la intención de fomentar la compra o construcción de viviendas energéticamente eficientes y la renovación de las existentes para mejorar su rendimiento energético. Se trata de un instrumento financiero que todavía se encuentra en proceso de definición y que ofrecerá al prestatario unas condiciones particularmente beneficiosas en relación con un crédito hipotecario normal”.

Para 7 de cada 10 expertos falta base estadística para poder acreditar la existencia de señales de revalorización distintas a las de las viviendas convencionales, aunque consideran probable que finalmente el mercado reconozca incrementos diferenciales. En palabras de Paloma Arnaiz, secretaria general de la AEV, “la implantación de la hipoteca verde, aún escasa en nuestro país, llegará una vez la ciudadanía española asuma e interiorice los beneficios del control energético terminando por equipararse al de otros países europeos”.

Los bancos, principales protagonistas

En el informe se señala a los bancos como principales protagonistas de este nuevo tipo de préstamo hipotecario. Reputados estudios sobre los que se basa la autora señalan que las hipotecas verdes cuentan con una tasa de impago hasta un 32% más baja, puesto que el hecho de que los gastos por consumos energéticos sean inferiores proporciona a los prestatarios la capacidad de atender mejor sus obligaciones de deuda. Además, estas viviendas contarían con una mayor y más rápida revalorización, por lo que la banca podría mejorar las condiciones de estos créditos. También se optimizaría la accesibilidad de la población a la compra y financiación de su vivienda y, al mismo tiempo, se materializaría una progresiva renovación del parque existente, un círculo virtuoso donde todas las partes saldrían beneficiadas.

Medidas para convertir el ahorro energético en una mejor devolución del préstamo

Para que todo ello sea posible, no obstante, es necesario avanzar en concienciación mediante medidas concretas. En particular, las sociedades de tasación miembros de la AEV sugieren que, para lograr que el ahorro energético se traduzca en una mejor devolución del préstamo hipotecario, es necesario ampliar la seguridad jurídica, adoptar un fuerte compromiso político y reducir impuestos directos, como el IBI, relacionados con la vivienda. Asimismo, consideran fundamental que el precio de la factura esté más vinculado al consumo (es decir, que se reduzca su término fijo y los impuestos), así como que se vincule el ahorro energético a las condiciones de pago de la hipoteca. Finalmente, también se propone emitir deuda verde para financiar viviendas protegidas con mejoras medioambientales y que puedan tener una mayor demanda por parte de los fondos de inversión.