En lo que va de año se han consumido 12,2 millones de toneladas, un 8 % más

21 de octubre de 2019.-El consumo de cemento en España ha crecido un 3 % en octubre, situándose en 1.304.324 toneladas, 15.755 toneladas más que en el mismo mes de 2018, según datos de la patronal cementera, Oficemen.

El consumo acumulado en los primeros diez meses del año se eleva 12,2 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 8 % con respecto al mismo periodo de 2018. No obstante, hace cuatro meses, al cierre del primer semestre, el crecimiento acumulado ascendía a un 11,5 %.

Por lo que respecta a las cifras de año móvil (noviembre 2018 – octubre 2019), el consumo se ha incrementado un 7 %, lo que supone una desaceleración de 3 puntos porcentuales respecto al cierre del primer semestre, en junio.

El coste eléctrico y el elevado precio de los derechos de emisión de CO2 continúan siendo los principales responsables del deterioro de la balanza comercial del cemento en los últimos meses. En esta línea, el presidente de Oficemen, Víctor García Brosa, ha asegurado que “llevamos años invirtiendo y trabajando en proyectos de I+D+i para desarrollar soluciones bajas en carbono y desarrollando nuevos productos para la industria de la construcción que mitiguen los efectos del cambio climático, un compromiso que desgraciadamente no comparten muchos de nuestros competidores del arco mediterráneo”.

En este sentido, Víctor García Brosa, ha recordado que“en pocas semanas se celebrará en Madrid la Cumbre del Clima, una oportunidad única para conseguir un compromiso real a la hora de compartir responsabilidades en la reducción de las emisiones. No olvidemos que, si ese peso solamente recae sobre la industria europea, la pérdida de competitividad puede llegar a hacerla desaparecer”.

En cuanto al mercado exterior, las exportaciones encadenan ya 29 meses en números rojos, con una caída en octubre del 16,8 %, lo que supone una pérdida de 121.645 toneladas.

En el acumulado los datos son más desoladores, puesto que las ventas del cemento español en el extranjero caen un 21, %. Es previsible que el sector pierda por esta vía casi 1,7 millones de toneladas en 2019.