Enrique-Serrano-Tinámica-Enrique Serrano

CEO de Tinámica

Después de años de incertidumbre económica y una vez superada la crisis que más ha afectado al sector de la construcción e inmobiliario a lo largo de su historia en España, ha llegado el momento de su reactivación para afrontar con optimismo los próximos años y que poco a poco recupere su peso en la economía.

En este proceso de recuperación, la aplicación de la tecnología, especialmente de la analítica avanzada y el Big Data, se han convertido en herramientas clave para el éxito que están ayudando al sector a corregir errores del pasado y a optimizar la construcción y venta de viviendas. Las promotoras inmobiliarias, en concreto, tienen en estas soluciones un aliado para mejorar la eficiencia y la previsión de la demanda, lo que redunda en un perfeccionamiento general del ciclo del negocio.

De este modo, gracias a las técnicas de Big Data y analítica avanzada, se puede llegar a acelerar o reducir a casi la mitad el ciclo del negocio de las promotoras e inmobiliarias desde que se lanza la promoción hasta la entrega la vivienda al pasar de 24 meses a 16 meses, lo que supone una mejora del 41,6%.

 Un mayor control de la demanda

Los principales beneficios que las promotoras inmobiliarias y las empresas del sector de la construcción están obteniendo de la utilización de estas tecnologías son las mejoras en la detección del grado de demanda de cada zona, así como el mayor índice de acierto a la hora de configurar las viviendas en función de los requisitos que los compradores están demandando y teniendo en cuenta la segmentación de públicos por diferentes variables, como el poder adquisitivo, edad, estado civil, cercanía, etc. Esto permite al promotor obtener información por adelantado, y teniendo en cuenta diferentes variables a la hora de realizar su inversión, apostar por la comprar de un terreno u otro; mientras que permite a los constructores vender sobre plano de manera mucho más eficiente conjuntando los datos de la oferta y la demanda.

Por tanto, el sector de la construcción ha encontrado en el Big Data un gran aliado, que le permite mejorar los procesos de negocio a la par que realizar el diseño de sistemas para trabajar con un modelado predictivo en tiempo real, obteniendo una destacada mejora en sus ingresos y márgenes. La utilización de los datos de forma estructurada, unificada y rigurosa permitirá también al sector la toma de decisiones de inversión de forma más acelerada y contando con la información necesaria en tiempo real para dar el paso.

Las promotoras y demás players del sector tienen la oportunidad de mejorar su rentabilidad, lo que puede suponer un gran impulso para el sector en el que la previsión de la demanda y la eficiencia resultan claves para la buena marcha del negocio, y para no incurrir en los errores del pasado. La tecnología del dato, en definitiva, está logrando que el sector inmobiliario y de la construcción de un cambio disruptivo que beneficiará a su rentabilidad y, en consecuencia, le permitirá recuperar el peso en la economía general, pero esta vez con previsiones acertadas y de forma optimizada. [ ]

Nº 88 – Septiembre – Octubre  2017