28 de febrero de 2018.- Después de un ciclo mayoritariamente inversor, las sociedades patrimonialistas, socimis y otros agentes inversores han iniciado un proceso de reposicionamiento de sus activos buscando, además de un incremento de las rentas, mejorar el atractivo de los mismos para su venta o recolocación.

Imagen de la nueva sede del despacho de abogados Uría Menéndez.

Imagen de la nueva sede del despacho de abogados Uría Menéndez.

En el área de oficinas, para llevar a cabo estos procesos, la mayor parte de las sociedades inician proyectos de reforma y rehabilitación encaminados a la puesta en valor de los activos, que incluyen, entre otros, la mejora cualitativa de imagen (fachadas), acabados e instalaciones, así como aspectos de eficiencia energética y sostenibilidad con incorporación de certificaciones LEED o BREEAM.

Además, asistimos a un proceso de adaptación, en unos casos, cambio del uso tradicional en otros, que incluye la flexibilización de espacios –por ejemplo el coworking en oficinas–.

Cada vez más, los propietarios de los activos se preocupan de las diferentes necesidades de los usuarios, desde el bienestar y la salud a la flexibilidad y adaptabilidad funcional que requieren unos nuevos ocupantes, más comprometidos, mejor informados y, en consecuencia, más exigentes. Certificaciones como WELL cobran en este escenario, cada vez más importancia.

Acerta, como empresa de referencia en servicios de consultoría y gerencia de proyectos, está ayudando a sus clientes en este proceso de reposicionamiento con el que las compañías buscan, además de un incremento de las rentas y mejorar el atractivo de sus activos para su desinversión, cumplir con sus objetivos de responsabilidad social y medioambiental.

Entre los proyectos de oficinas en los Acerta ha colaborado cabe destacar Edificio Egeo y Arturo Soria 336, que han protagonizado algunas de las operaciones de compraventa más relevantes del sector en los últimos meses.

Actualmente, Acerta trabaja en la reforma y modernización integral de edificio de oficinas en Eloy Gonzalo 27 para la SOCIMI Lar España y en la implantación de la nueva sede corporativa del despacho Uría Menéndez en un edificio rehabilitado por Hispania.